¿Sientes miedo a afrontar cualquier situación? Tus huellas digitales hablan de ello

 In Casos Clínicos, Experiencias

Laura llegó a mi consulta con notables signos de cansancio. En aquel momento estaba medicándose para controlar un episodio más de su tendencia a la anemia.  Cursaba segundo de Económicas en la Universidad.  No estaba contenta con sus estudios, ni tampoco con su vida en general y se sentía muy desorientada.

A través del análisis de huellas pude constatar que las características de Laura se  correspondían con el Grupo 2. Era una persona muy sensible, tímida, le costaba tomar decisiones y le daba demasiadas vueltas a las cosas. Cuando al fin conseguía decidirse, entraba en un bucle de pensamientos negativos que no la dejaban avanzar. ¿Qué pasaría si no había tomado la decisión correcta? Vivía sumergida en una serie de ideas que constantemente golpeaban su mente, impidiéndole sentir que estaba en la dirección correcta. No acostumbraba a hablar con nadie de lo que le sucedía y había acumulado un sinfín de tensiones que la estaban dejando sin fuerzas.

A la vez era una persona muy amorosa y apasionada, gran defensora de lo que creía que era justo, tenía mucho carácter pero también muchas bajadas y subidas emocionales. Era muy sufridora. Le encantaba cuidar y hacer que los demás se sintieran bien junto a ella.

En las conversaciones que mantuvimos Laura comentó algo que no había olvidado: de pequeña le encantaba jugar a médicos y enfermeras. Creció con la idea de estudiar una de estas profesiones. Sin saber cómo proyectar sus apasionantes juegos de niña, esta idea se fue desvaneciendo…  Laura alcanzó la Universidad matriculándose en Económicas.

En el momento en que abrí en la pantalla el mapa de sus impresiones digitales, comprendí que Laura tenía muchas posibilidades, podía llegar a ser una buena terapeuta, médico, enfermera.  Sus anemias y bajadas de defensas estaban relacionadas con el miedo que le invadía la hora afrontar cualquier situación.

Comenzamos la terapia, Laura comenzó a reconocer que era una persona con muchos recursos. Descubrió que su pasión era estar cerca de las personas y ayudarlas, que tenía capacidad para ello. Por primera vez consiguió comenzar a ilusionarse por algo… Igual que con otros pacientes, en cada visita terminábamos la terapia con una sesión de Bioenergía reactivando y equilibrando su campo magnético que en aquel tiempo estaba en muy baja forma. (Siempre pienso que en la camilla es donde se realmente se produce el cambio…)

Laura y yo nos entendimos muy bien desde el principio, la mejoría no se hizo esperar, su autoestima creció.  Se sintió mucho más segura de sí misma en todos los aspectos de su vida. En el proceso de la terapia se enamoró…

Con el propósito de cerrar una etapa para abrir otra completamente nueva, acordamos que terminaría segundo de económicas y así lo hizo. Hablamos de distintas posibilidades que encajaran con su personalidad, finalmente decidió matricularse en MTC (Medicina tradicional china). Disfruto mucho con sus estudios, conoció gente nueva, avanzó mucho en todos los aspectos y comenzó a construir desde la pasión, desde la ilusión desde haberse reencontrado consigo misma.

Poco antes de terminar la terapia me confesó entre risas y lágrimas que se sentía feliz. Hoy en día se dedica a lo que fue su pasión desde que era una niña, cuidar a los demás a través de sus  conocimientos en MTC.

mujer-al-fondo-la-ciudad-unsplash

Recommended Posts